Borges, 117 años de una leyenda

Día de Borges en la Ciudad

Humedad, llovizna y frío. El día se presentaba tal cual lo señala el famoso tango de Cacho Castaña. Pero la melancolía y la tristeza de un amor que nunca llegará, no se apoderaría de las emociones de los presentes en la Fundación Internacional Jorge Luis Borges (Anchorena 1660, CABA), pues las anécdotas, imágenes y charlas sobre las obras de Borges, despertarían en aquellos las ganas de seguir leyendo, repasando y estudiando sus escritos, que tanto tienen para aportar a la literatura.

El ciclo de charlas realizado en la Fundación formó parte del cronograma del llamado Día de Borges en la Ciudad; un homenaje al célebre escritor argentino a 117 años de su nacimiento, que el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires realizó entre el 24 y 27 de agosto. Diseminada por toda la ciudad, las diferentes muestras tenían por finalidad recrear a las personas que asistan, mostrando y enseñando el espíritu de las obras de Borges. Así, en la actividad que se realizó en Parque Las Heras, por ejemplo, se podía disfrutar de un laberinto hecho de palés, mesas de ajedrez y rompecabezas.

Por su parte, en la Fundación creada por María Kodama el 24 de agosto de 1988, se hicieron presentes el ajedrecista Sergio Negri, el analista político Rosendo Fraga, la funcionaria pública Veby Martínez, la escritora del ensayo Borges y los otros, Gabriela Cittadini, y la misma María Kodama, quien acompañó al escritor los últimos años de su vida. El motivo de la exposición fue el de acercar a los participantes el trasfondo filosófico, ideológico y literario de los escritos de Borges. La exposición era acompañada por proyecciones de imágenes y videos del poeta y su mujer, adentrando a los concurrentes en el vasto universo del pensamiento de Jorge Luis Borges.

Con el ruido de fondo de la lluvia que caía desde los techos hasta las veredas del jardín, que le daba un aura más literaria a la reunión, el primero en tomar la palabra fue Sergio Negri, quien habló sobre las experiencias, anécdotas y personajes cercanos a Borges vinculados con el ajedrez (tema recurrente en sus obras), remarcando las excelentes descripciones que hacía de los movimientos, piezas e  ideología del juego de mesa en sus poemas, a partir del año 1929, y poniéndolo a la altura de los laberintos y los espejos.

El politólogo Rosendo Fraga comenzó su exposición con una pregunta poco habitual ¿Borges fue azar o destino? A continuación, hizo un repaso del árbol genealógico del escritor, enfocándose en la rama paterna: el abuelo de Borges, Francisco Borges, fue un coronel uruguayo que luchó en varios enfrentamientos bélicos, y su padre, Jorge Guillermo Borges, era un permanente lector, escritor de una novela y varios poemas. Estas dos figuras, aventuró Fraga, influyeron de manera decisiva en Borges, puesto que el padre poseía una biblioteca en su casa, lugar sumamente recurrido por el autor y que le despertó el espíritu literario; mientras que su abuelo, si hubiese muerto en alguna de las varias batallas en las que fue partícipe, evidentemente nunca hubieran nacido sus predecesores. Luego del análisis, el politólogo culminó conjeturando que Borges sería obra del destino.

Borges y los otros es un ensayo escrito por Gabriela Cittadini destinado a las cúpulas universitarias, y por supuesto a todo aquel que quiera conocer las obras del erudito con mayor profundidad, y fue la propia autora quien se encargó de exponer. En el libro se habla de los comienzos ultraístas de Borges, en donde se acentuaba la metáfora y la abolición de los recursos literarios innecesarios. También presenta las diferentes facetas -dentro de las obras de Borges- que fueron cambiando a lo largo de su vida, por la influencia del contexto sociopolítico de la época y las personalidades que frecuentaba, pasando por el mismo ultraísmo, el humor, la poesía, los artículos periodísticos, entre otros.

Al final del encuentro se hizo presente el compositor y director de orquesta, Ángel Mahgler, actual ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, quien acompañó a María Kodama en el agradecimiento a los allí presentes por interesarse en la vida y obra de Borges. Así también, hizo mención al Premio Internacional Jorge Luis Borges que será entregado el 24 de agosto de cada año a los chicos ganadores de las distintas escuelas secundarias.

Sin dudas, la lectura y la comprensión de las obras de Borges son necesarias no sólo para conocer a uno de los mejores autores del siglo XX, sino para entender la verdadera universalidad de su pensamiento.


Por Gastón Marker