La lluvia ganó en sets corridos

Una vez más, la jornada del martes en Roland Garros quedó suspendida por las incesantes lluvias.

La lluvia no cesó y hubo que suspender la actividad.

Como ocurrió el lunes, la lluvia volvió a ser la protagonista de la jornada del día después. Apenas se pudieron disputar dos horas de juego por lo que los partidos que estaban pautados y aquellos que estaban en juego, volverán a ser programados.

El comienzo de la jornada estaba pautada a las 11, como siempre, pero se retrasó por el mal clima y sobre las 13, se suspendió. A las 15.30, se reanudó el juego pero duró tan solo dos horas, cuando a las 17, los organizadores del segundo Grand Slam de año tomaron la decisión definitiva.

En el momento del aplazo definitivo, estaba en juego el encuentro entre Novak Djokovic y Roberto Bautista, que igualaban a un set. En simultáneo, Marcel Granollers y Dominic Thiem también estaban emparejados en un set. En el último juego de los octavos de final, Ernest Gulbis derrotaba 3-0 en el primer set a David Goffin.

En cuartos de final, ya están instalados el campeón defensor, Stan Wawrinka, quien dejó en el camino a Viktor Troicki; Andy Murray hizo lo propio ante John Isner y sigue a paso firme; Richard Gasquet, único francés en carrera, accedió por primera vez en sus 13 participaciones en el torneo parisino a los cuartos de final, tras doblegar a Kei Nishikori.

En la sección de sorpresas, Albert Ramos tachó a Milos Raonic, octavo preclasificado. El español mostró un gran nivel y aprovechó los problemas físicos del canadiense para avanzar a la siguiente ronda. Cabe destacar que uno de los máximos candidatos a quedarse con la “Copa de los Mosqueteros”, Rafael Nadal, se bajó del certamen debido a problemas físicos en su muñeca. El mallorquín lo confirmó en una rueda de prensa, convocada por el mismo, y así, se despidió la capital francesa.

Ahora, resta esperar que la lluvia cese para que el tenis vuelva a ser el verdadero protagonista del polvo de ladrillo en París.