A tres décadas del Barrilete Cósmico

Se cumplen 30 años de un mundial que llevo el fútbol de la Argentina a lo más alto, comandados por un número 10 en el mejor momento de su carrera.

Si de ligar nombres propios a la historia de los mundiales se trata, sin duda, el de Diego Armando Maradona y México 86 llevara un lazo de alegría, pasión y gloria que se recordara eternamente en el gigantesco ámbito de este deporte de masas. Un seleccionado argentino con grandes nombres percibía una sensación de esperanza y buen juego en territorio manito, Diego asumía la capitanía de ese grupo y aunque con un mundial ya jugado pero sin grandes participaciones, presagiaba un futbol de alto nivel ya que venía de su mejor momento en Italia con el equipo napolitano.

En el primer juego disputado en el estadio Universitario ante Corea del Sur Maradona dio sus primeras pinceladas y con asistencias precisas aporto su magia para el triunfo Argentino 3-1, luego frente a los italianos anotó su primer gol en la copa en un partido muy disputado que terminó en empate 1-1. La zona de grupos siguió con normalidad para el seleccionado Argentino derroto 1-0 a Bulgaria y posteriormente apareció Uruguay en octavos de final al que también con un solo tanto despacho a casa el once albiceleste.

El 22 de junio de 1986 fue el día en el que Argentina e Inglaterra se enfrentaron en el estadio Azteca de México, un juego cerrado con un primer tiempo en empate demandaba la presencia de individualidades, cinco minutos del segundo tiempo bastaron para que el marcador se abriera con una de las jugadas más polémicas en la historia de los mundiales, centro de Valdano y gol con la ¨mano de Dios ¨, sin embargo , toda polémica y escepticismo quedo atrás con la segunda anotación si se puede llamar así con toda humildad posible : Diego Amando recorrió 60 metros en 10 segundos y tras dejar atrás a 5 rivales consiguió el gol del siglo para muchos .

Argentina se consagraría campeón del mundo ante Alemania con triunfo por 3-2 y Maradona adorno la final con un magistral pase para que Burruchaga le diera la gloria a ese enorme equipo, en donde un barrilete cósmico, no merecía más que ser el mejor del mundo.
RAFAEL BAUTISTA 2TT